CL Party: En marzo estamos leyendo…

marzo 6, 2017

… Tea rooms: Mujeres obreras de Luisa Carnés

Autora invisibilizada de la Generación del 27, Luisa Carnés escribió esta novela social rompiendo los esquemas narrativos de la época. En esta novela-reportaje la autora retrata la realidad de las mujeres españolas a principios del siglo XX, a través de diferentes personajes de mujeres y también de hombres, que trabajan en un salón de té en el Madrid de los años 30.

Se inicia la novela con Matilde en busca de empleo y, aunque ella ansía uno en oficina, acaba tras el mostrador de esta pastelería. En ella conocerá a otras trabajadoras: a Antonia, la más veterana, aunque nunca nadie le ha reconocido su competencia;a la pequeña Marta que la miseria la ha vuelto decidida y osada; a Paca, treintañera y beata que pasa sus horas de ocio en un convento y a Laurita, la ahijada del dueño, que se tiene por una «chica moderna». Únicamente Matilde tiene ese «espíritu revoltoso» que se plantea una existencia diferente.

Todas trabajan por un salario de hambre y una absoluta falta de expectativas. Están acostumbradas a callar: frente al jefe, frente al marido, frente al padre. Su vida se traduce en esta reflexión de Matilde: «Diez horas de trabajo, cansancio, tres pesetas».

Para saber más de la autora y la obra:

Reunión comentario de la obra el lunes 6 de marzo de 2017 a las 19 horas  en la Biblioteca Ateneo La Calzada Moderan la reunión Carmen Muñoz y Emma García.


CL2: En abril estamos leyendo…

abril 11, 2016

…Misericordia de Benito Pérez Galdós

portadaEn Misericordia Galdós refleja la vida de las clases más humildes del Madrid de finales del siglo XIX. Narra la historia de Benina, mujer de una humanidad admirable que sirve en una casa de la burguesía madrileña en decadencia y se ve obligada a mendigar para ayudar económicamente a sus amos. El orgullo y la importancia de las apariencias que caracterizan a estos contrastan con la bondad de Benina, condenada a sobrevivir en un entorno hostil sin perder ni un solo instante su dignidad.

 Misericordia es una novela emblemática sobre la marginación social. Una crítica intemporal a la sociedad y a los valores que la sustentan.

Para saber más del autor y la obra:

Reunión comentario de la obra CL2 el miércoles 13 de marzo a las 11:30 horas  en la Biblioteca Ateneo La Calzada 


En enero seguimos leyendo…

enero 20, 2013

…Las uvas de la ira de John Steinbeck

Escrita por JUVAS-IRAohn Steinbeck (1902-1968), premio Pulitzer en 1940 y premio Nobel en 1962. Fue una obra muy polémica en el momento de su publicación. Está ambientada en la década de los 30, cuando Estados Unidos sufre una gran crisis económica tras el crack del 29. Describe el proceso por el cual los pequeños productores agrícolas son expulsados de sus tierra por cambios en las condiciones de explotación de las mismas y obligados a emigrar a California donde el tipo de agricultura requiere mano de obra durante la cosecha. Es una novela transgresora que narra las dificultades de la familia Joad en su éxodo desde Oklahoma hacia California en busca de mejores condiciones de vida. Steinbeck exalta los valores de la justicia y la dignidad humana en una Norteamérica que vive su etapa más triste.

Entre las versiones cínematográficas que han surgido de esta obra, la más conocida es la dirigida por John Ford y protagonizada por Henry Fonda que podrá verse en el ciclo La crisis económica en el cine, programado por el Teatro Jovellanos en el CMI Ateneo La Calzada (Gijón) el día 4 de diciembre a las 19:30 horas.
También podéis verla sacándola en préstamo en la Biblioteca de La Calzada.

Nos reunimos para comentar la novela, Grupo 1 el día 20 de diciembre a las 19 horas en la Biblioteca Ateneo La Calzada.

Nos reuniremos para comentar la novela, Grupo 2, los días 23 de enero y 6 de febrero a las 19 h en la Biblioteca Ateneo La Calzada.

Para saber más sobre el autor y la obra:


BOOM

noviembre 16, 2012

Me parece interesante, porque cuenta cosas de España y aclara aspectos de la actual crisis, aunque, es cierto, con contenidos técnicos, pero digeribles y muy bien contados en un formato tipo novela. 

Biografía de la autora

Tras nueve años ejerciendo como abogada en un gran despacho, trabajando a destajo, sin horarios y sin vida, un cliente -una promotora inmobiliaria propiedad de una entidad bancaria- me ofreció un puesto ejecutivo: directora del departamento de sociedades participadas, la posibilidad de sentarme en el consejo de administración de catorce sociedades cuyo accionariado compartíamos con catorce socios distintos, cada uno con una manera propia de entender el negocio inmobiliario y de gestionarlo. La promotora de un banco, préstamos y ladrillos, el binomio perfecto. ¿Quién podría reprocharme que metiera mis pertenencias en una caja y saliera por la puerta del bufete a toda prisa? ¿Quién podía culparme por instalarme en un hermoso despacho en la planta diecisiete de la entidad bancaria, con vistas a la ciudad y a nuestro enjambre de grúas que, allí al fondo, se empeñaban en seguir construyendo sin parar? ¿Quién podía sospechar siquiera el lío en que me estaba metiendo? Al fin y al cabo -era una promotora inmobiliaria, era una entidad financiera- nada podía faltar.Cuatro años tardé en volver a guardar mis pertenencias en una caja de cartón. Durante este tiempo el banco, viendo venir el desastre, decidió desinvertir en el sector del ladrillo y vender la promotora al mejor postor. Lástima que ese postor, epítome del crecimiento inmobiliario en aquel momento, fuera un auténtico flautista de Hamelin en la caída que se iniciaría tan sólo unos pocos meses. Un derrumbe que tuvo su particular chupinazo el 23 de abril de 2007, con el crack bursátil protagonizado por nuestro nuevo accionista, popular e infaustamente recordado como el “astrocazo”. Durante esos cuatro años el trabajo fue frenético. Al principio, en un mercado que funcionaba bajo la máxima de que “lo único que no da beneficios es lo que no se construye”, había que edificar lo que fuera, donde fuera. Luego, tras el desplome, hubo que intentar renegociar la ingente deuda con las entidades bancarias, ajustar plantillas, achicar ladrillos para mantener la nave a flote… un nuevo abanico de tareas para los abogados que aun resistíamos, cuando la mayoría de arquitectos, ingenieros y comerciales habían sido acompañados hasta la puerta.
Hasta que ya no pude más, rescaté mi vieja caja de cartón y me marché. Tardé nueve meses en escribirla, el mismo tiempo que mis amigas dedican a otros menesteres. Fueron tardes felices, encerrada en casa con mi música y mi ordenador. Pero tenía que volver a trabajar, porque en este país de la literatura no se vive. Y el azar, que nunca deja de sorprenderme, dejó mi curriculum donde menos lo esperaba: directora de servicios jurídicos de un club de fútbol, un puesto que ni pintado para alguien como yo, que nunca le he dado una patada a un balón… ¡Ay el fútbol! otro mundo apasionante, otra brillante supernova a punto de estallar.

A %d blogueros les gusta esto: