CL Party: En noviembre estamos leyendo…

Mi carta más larga de Mariama Bâ

La obra narra las confidencias de una viuda senegalesa, Ramatoulaye, a su mejor amiga, Aïssatou, divorciada, que ha dejado su país. Entre la resignación y la voluntad de cambiar su vida, el lector accede a un retrato íntimo sobre la condición femenina en África, en especial la injusticia y el desamor que comprende la poligamia y realiza una crítica ante temas como el sistema de castas, la familia o la religión.

Un clásico de la literatura senegalesa y africana, ganadora de varios premios y traducida a más de diecisiete idiomas.

 

Para saber más de la autora y su obra:

Reunión comentario de la novela el jueves 4 de diciembre a las 19 h.  en la Biblioteca Ateneo La Calzada  .

Modera la sesión Marina Uría.

5 respuestas a CL Party: En noviembre estamos leyendo…

  1. bertaav dice:

    Tenía mucho interés y me resultó un poco decepcionante el libro. La lectura me resultó pesada y no conseguí empatizar con la protagonista.

  2. xelu1 dice:

    En el Artículo 102 del Código penal de Irán describe adecuadamente la muerte por lapidación. Y el artículo 104, que penaliza con la muerte el adulterio, es todavía más especifico: “Las piedras no deben ser tan grandes que con uno o dos lanzamientos el reo pueda morir, ni tampoco tan pequeñitas que no merezcan la categoría de piedras”. No es teoría, muchas mujeres han sido lapidadas.

    Hay gobiernos que califican como no “humana” a la mitad de la población: las mujeres.
    Existen leyes de obediencia de la mujer al hombre en Países como Sudán y Yemen, en las que estipulan de manera explicita que las mujeres deben estar disponibles para tener relaciones sexuales con sus maridos y que no pueden abandonar el hogar conyugal sin permiso. En Chile hasta hace pocos años, el marido era el titular de la custodia de bienes conyugales. En Nepal una mujer pierde su herencia cuando contrae matrimonio.

    En Camerún es el marido quien decide si la mujer trabaja o no, con el objeto de preservar el “bienestar de su matrimonio” o de sus hijos, a pesar de que la Constitución establece que todas las personas tendrán derechos iguales…
    En Arabia Saudí, para las mujeres no sólo está bloqueada la participación en la vida política, sino que no se le permite circular libremente sino es en compañía de un familiar próximo , varón, ni siquiera para recibir atención médica urgente.
    En Tanzania entre 2003 y 2006, se expulsó de las escuelas de educación primaria y secundaria a más de 14.000 niñas porque se habían quedado embarazadas.

    En Irak, el 30 por cientos de niñas acudió en 2006 a la escuela, frente al año anterior que acudió el 75 por ciento.
    En Afganistán: entre 2005 y 2006 se cerraron 359 escuelas, por problemas de Seguridad, dejando a a 132.000 niños y niñas en edad escolar.

    Y que decir de las mujeres que llegan a los países más ricos huyendo de la pobreza, que tiene la triple condición de ser Mujer, emigrante e irregular y que ante los maltratos no tiene donde acudir, no es visible, y que sigue bajo la dependencia del maltratador.

    Es necesario avanzar y urgir a los distintos organismos internacionales a la opinión pública y las distintas organizaciones para que presione a los distintos Gobiernos a que se cumplan los derechos civiles y politicos de la Declaración de los Derechos Humanos y sean denunciados y juzgados por los tribunales Internacionales por la violación de los mismos.

    • xelu1 dice:

      Perdón por olvidarme de las fuentes. Son en su mayoría datos de Amnistía Internacional, en el periodo comprendido entre 2003 y 2009, que recoge la experiencia de Esteban Beltrán de casi treinta años, y que cita en su libro Derechos Torcidos, Director de la Sección Española en A. I.
      Organismo que junto a Greenpeace son de las pocas O.N.G. que existen, que no tienen ayuda económica de los Gobiernos, y ya se sabe, quién paga termina mandando.

  3. Marina dice:

    Lo que más influirá en el avance en esos derechos, sin duda, será la educación. Es la que logrará que la sociedad sea más justa y hará a las personas más libres. El problema es que los que tienen miedo a esa libertad también lo saben y harán todo lo posible por limitar el acceso a ella.

  4. Babel dice:

    Este libro me ha servido para abrir los ojos en otra cultura, En un estilo epistolar que, en ocasiones, chirría por dogmático, nos lleva a preguntarnos en qué habrán quedado los anhelos de la protagonista tras los pasos atrás que, como todos sabemos, ha supuesto el integrismo musulmán en los derechos de las mujeres.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: