Club Party: En Octubre estamos leyendo…

…El bolígrafo de gel verde de Eloy Moreno

índice

¿Puede alguien vivir en 445 m2 durante el resto de su vida?
Seguramente sí, seguramente usted conozca a mucha gente así. Personas que se desplazan por una celda sin estar presas; que se levantan cada día sabiendo que todo va a ser igual que ayer, igual que mañana; personas que a pesar de estar vivas se sienten muertas Esta es la historia de un hombre que fue capaz de hacer realidad lo que cada noche imaginaba bajo las sábanas: empezarlo todo de nuevo. Lo hizo, pero pagó un precio demasiado alto.

   

  Blog del autor:    http://eloymoreno.com/
  Facebook:    http://www.facebook.com/eloymoreno.escritor
  Twiter:           http://www.twitter.com/Eloy__Moreno

Este grupo se reúne el miércoles 30 de octubre a las 19 h. en la Biblioteca Ateneo La Calzada.

Y en diciembre, ya confirmado, encuentro con el autor para comentar la novela.

7 respuestas a Club Party: En Octubre estamos leyendo…

  1. bertaav dice:

    No sé si soy muy femenina, en el sentido de la visión que aportas Xelu, pero si sé que tengo el atributo de la tozudez. Me disculpaba en las formas pero no pretendía darte el reconocimiento que pones como premisa ni rectificar mi desacuerdo.

    • xelu1 dice:

      Por mi parte doy por zanjada la cuestión, por no repetir argumentos.
      De todas formas, cuando subo una cuesta en bicicleta, y veo que no llego arriba, utilizo el cambio, o me bajo de la bici para poder llegar.
      Confió en que habrá más carreras, donde no seamos los únicos corredores que la iniciemos, eso sí, más relajadamente, cambiando si hace falta para hacer menos esfuerzos y poder llegar arriba.

  2. Babel dice:

    Ejercicio de escritura mas que aceptable aunque la incapacidad del personaje a tomar decisiones por lo que es más un espectador que un protagonista, me lo hace exasperante,
    Animo al escritor a seguir intentándolo.

  3. xelu1 dice:

    EL BOLIGRAFO DE GEL VERDE. Eloy Moreno

    En primer lugar felicitar al autor por superar todas las adversidades para poder sacar a la luz esta novela. Enhorabuena y suerte.

    Me ha parecido un libro fácil de leer, contado en primera persona, con un lenguaje sencillo, la historia del personaje principal y sus los problemas de insatisfacción con su forma de vida., se pueden enmarcar en los mismos o parecidos que, muchas personas están sufriendo y viviendo. Los recuerdos de la infancia, de la amistad y de los acontecimientos que separan y rompen esa amistad, y que al personaje le afecta profundamente, que curiosamente resurge al final.
    A mi juicio tiene un ritmo discontinuo, algo lento en determinadas fases, con aspectos que atraen, como es la sensación del suspense que el personaje crea con sus frases, sobre lo que va a hacer con su vida: la pareja, la familia, el trabajo.

    Es interesante por los temas que deja entrever.
    La monotonía del trabajo en el que protagonista principal ya no se siente satisfecho: con el contenido, por los horarios amplios, la ascensión de un jefe al que no valora, el tiempo perdido por el recorrido de su casa al trabajo, el poco tiempo que le queda para su vida familiar y social etc…
    la soledad: Que aún viviendo junto a su pareja, se siente solo. Igualmente la que manifiesta su compañera de trabajo Sara.
    La relaciones basadas en la incomunicación a veces enmascaradas o justificadas por la falta de tiempo, por el excesivo trabajo, u otras causas.

    Pero sobre todo, es el tipo de comunicación que establece en las relaciones.
    Se desprende de la novela que la falta de comunicación con su mujer Rebe, dio lugar a los malos entendidos y las consecuencias pertinentes, así como a desconocer si estaban o no en sintonía para el cambio que él tenía en mente.
    Pero es que además, relacionado con el mismo tema y desde otra perspectiva:
    Cuando el protagonista después de escuchar la historia de la vida de Sara, dice lamentándose. “Sé que no supe ayudarla aquella noche. Sé que sólo pude escuchar” .Pag. 60. y que más adelante se vuelve a reproducir cuando Sara le cuenta su situación de soledad. Y a partir de ahí, él empieza a huir, entre la confusión y el remordimiento.
    Esta idea que implícitamente subsiste es ampliamente desarrollada por Debora Tannen, lingüista, que dice, “que hombres y mujeres hablan y escuchan de diferente manera, lo que puede causar equivoco.
    La mujer cuenta sus problemas al marido sobre todo para conectar emocionalmente con él. Busca más un apoyo emocional que una solución práctica.”
    El hombre acostumbrado a solucionar los problemas de diferente manera, reúne la información, examina como manejar y proporciona una solución. Buscando la objetividad y la eficacia. Ella se siente incomprendida, frecuentemente piensa que su pareja la considera estúpida empeñada en complicarse la vida, no sigue el consejo y protesta. El hombre también se encuentra incomodo y maltratado. Cree que la conversación sólo ha servido para agriar las cosas y que la próxima vez será mejor no hablar.
    Siguiendo con el planteamiento, escribe Gottman, el hombre soporta las tensiones afectivas peor que la mujer, por lo que procura evitarlas. El camino más sencillo es el alejamiento como estrategia de seguridad.
    Beatriz Rico, en la revista científica Redes, en su artículo el cerebro masculino, intenta explica estas diferencias por los dos sistemas de gestión de las emociones que están ubicadas en el cerebro y que funcionan diferentes en ambos sexos.
    En fin, no me extiendo más. El libro plantea situaciones muy frecuentes, cotidianas. A mi juicio merece la pena leerlo.

    Ángel G.

    • bertaav dice:

      Pues lo he leído varias veces y sigo estando en desacuerdo con la visión de Debora Tannen.
      Pero tengo que decir Angel que ayer me saltó el resorte de la intolerancia y me temo que fui brusca (para no ser muy dura conmigo misma) al dar mi opinión. Espero no haberte ofendido.
      Además cuando uno visceraliza tanto difícilmente consigue explicar bien lo que quiere contar.
      Berta

      • xelu1 dice:

        Me alegro Berta que des tú opinión, ya sabía yo cuando lo escribía que iba a ver polémica y eso no es malo, la pena fue no profundizar sobre ello, por si es posible un acercamiento, no fue así, y lo siento.
        En mi idea no estaba quitar méritos culturales ni sociales a la mujer y por supuesto minusvalorar sus logros y que por tanto se sienta orgulloso de ello. Pero el panorama es muy complejo, en esta época de cambios la mujer no debe pararse, ni el hombre debe seguir huyendo y por tanto deben establecerse lazos para mejorar la comunicación y la primera condición es saber las diferencias especificas que existe en cada género. No hablo de diferencias sociales que hay que seguir igualando, no es eso.
        Hablo de EL RECONOCIMIENTO DE LAS PECULIARIDADES DE CADA GÉNERO, EL ANÁLISIS DE LAS CREENCIAS Y EXPECTÁTIVAS QUE INFLUYEN EN LOS SENTIMIENTOS Y EN LA CONDUCTA, LOS DOS HILOS TRENZADOS MÁS IMPORTANTES.

        Reconociendo estas diferencias, se puede empezar a asumir que las relaciones afectivas tienen que ser acordadas, negociadas, fundamentadas en sus detalles.

        Por lo tanto se plantean muchos problemas. Primero:¿ que posibilidades tiene dos seres humanos que quieren ser iguales y libres de mantener la unión amorosa?. Segundo: ¿hasta que punto hay que esforzarse en mantener esa unión?. Hasta ahora la mujer había asumido interminables y a veces invisibles esfuerzos para crear un equilibrio emocional, pero ¿quién hará a partir de ahora ese trabajo para mantener la relación?
        Y sobre todo, ? Hay algún valor que defender en la continuidad de una pareja?
        Elisabeth Beck. Dice. “ la relación entre hombres y mujeres padece ahora un dilema central: por un lado existe el deseo y la obligación de ser un individuo independiente ; por otro lado, se da la necesidad de una convivencia duradera con otras personas que, sin embargo, están sujetas a pre figuraciones y expectativas de su propia vida.

        En fin no me extiendo más, porque aparte de la complejidad del tema, al que incluso los profesionales son incapaces de dar soluciones satisfactorias, pero no por eso voy a dejar de opinar.
        Limpiando y podando los arboles para que la sombra no alcance y marchite a las rosas y a los claveles(esto se refiere al texto de más abajo que iba a publicar antes de contestar y aprovecho para ponerlo).

        EL HUERTO

        En lo alto de la montaña hay un huerto de rosas y claveles a los que el sol baña con sus rayos, todos sonríen llenos de vida, los pétalos se abren para saludar cada nuevo día. Los arboles de los alrededores, sin podar y sin limpiar, alargan su sombra sobre ellos. Avanza el otoño y con él, los días más cortos, el sol más bajo debilita sus rayos que alarga la sombra de los arboles, y los claveles, más cercanos a ella, se marchitan cayendo en la tierra, mientras las rosas siguen sonriendo. Luego pasado el tiempo, los pétalos de las rosas se van cerrando cuando la sombra sigue avanzando.

        Angel G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: