En enero estamos leyendo… 

… La carretera, de Cormac McCarthy

En un mundo apocalíptico donde llueve ceniza, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio norteamericano en dirección al sur. El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas, y las bandas de caníbales asolan el paìs convertido en un yermo donde solo la barbarie ha echado raíces. El amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus dioses. Quizá el fuego de la civilización no se haya apagado para siempre.

Nos reuniremos el jueves 27 de enero, a las 19 horas en la biblioteca.

Podéis ver aquí el dossier que hemos preparado sobre la novela y su autor.

13 respuestas a En enero estamos leyendo… 

  1. Babel dice:

    Enlace a la entrevista con Ofrah, por supuesto en ingles yo la he visto con el navegador Firefox.
    http://www.oprah.com/oprahsbookclub/Oprahs-Exclusive-Interview-with-Cormac-McCarthy-Video

  2. Xelu1 dice:

    Me ha gustado, es un libro que te mantiene en tensión, por la atmósfera que se crea, uno se va preguntando ¿lograrán los “malos” encontrarlos? ¿Seguirán consiguiendo comida sin apelar al canibalismo? ¿Llegado a un momento crítico, lo harían? Al mismo tiempo, te mantiene en vilo otras incógnitas de carácter más positivo. ¿Llegarán a la costa, y en tal caso podrán viajar a otras tierras que tengan mejores condiciones? ¿Encontrarán a los “buenos”, en que situación estarían? ¿Cuál será el futuro de todos ellos?
    Todas estas preguntas se van resolviendo a lo largo del libro, con una narración meticulosa y con los diálogos entre el padre y el hijo, que le dan un carácter más humano

    El autor, no habla de las causas que han dado lugar a esta situación, por lo que podemos imaginar que puede ser un desastre nuclear, pero que también otras distintas: un ataque terrorista, una confrontación con y entre narcotraficantes, una lucha por el control del agua, la caída de un meteorito, etc.

    Narra los efectos. La tramase desarrolla en un lugar, donde el frío, la lluvia y las cenizas están presentes en el ambiente y el ausente el sol y por tanto la luz, (detrás de las nubes de cenizas) hacen que la oscuridad sea el acompañante permanente, la ausencia de vegetación y de animales y la falta de comida, es una amenaza continua para sus vidas. Las personas; en su mayoría muertos, y los que existen, muchos de ellos practican el canibalismos, como forma de subsistir en un panorama de desolación y escasez de alimentos.

    El espacio y el tiempo apenas cuentan, solo ese paraje apocalíptico con la carretera como referencia, y el momento presente abarca toda la acción. Los protagonistas, caminan hacia el Sur, orientados por oscuro Sol y buscando el mar como posible vía de escape, e imaginando que en otro continente, y en otros países, esos efectos destructores no se hayan dados, o sean más débiles. Encontrando una vía de escape.

    Es un viaje de iniciación del padre e hijo juntos, de salvación y de búsqueda, donde los protagonistas tienen que ir salvando con miedo todos los obstáculos que se les presenta, y la esperanza de encontrarse con los “buenos”.
    Con una narración sencilla y detallada de las descripciones de los elementos que van encontrando y de las dificultades que les van sucediendo, es en estas descripciones donde se manifiesta el lenguaje más literario, con la utilización de continúas comparaciones.

    Es fascinante la relación del padre e hijo, llena de amor y de lucha contra las adversidades. En ella, el hombre manifiesta el realismo y la inteligencia de lucha contra las adversidades, a veces inhumana. Mientras que el niño es la conciencia y la moral del ser humano, que queda como la esperanza, donde él será el fuego que alumbre un nuevo futuro de la humanidad.

    Un saludo

  3. Babel dice:

    No sabéis cuanto lamento perderme la reunión de hoy. Aquí os dejo esto por si os sirve para el debate.
    En las primeras paginas describe la vista que se descubre ante los protagonistas como “Árida, silenciosa, infame. Buscando algo que tuviera color…” así me ha resultado a mí la lectura del libro. Con una estructura árida, con diálogos no marcados, aveces a punto y seguido otras a punto y a parte. Con una relación “antipática” del narrador con “el hombre” cuando nos cuenta lo que este piensa en voz alta parece que habla en primera persona. Los personajes ariscos y peligrosos cuando no dantescos. Lo único que me llevaba a continuar era saber cual sería el desenlace, me parecería una tortura para el lector que fuera malo y una ingenuidad del autor que fuera bueno. Me parece que resuelve muy bien.

  4. Mª José dice:

    A mi me impresionó. Y creo que el poso que me dejó es saber que la destrucción está ahí. Que la huida puede ser necesaria (hacia el sur, hacia el norte …). ¿Qué nos puede librar de ello?. En el texto seleccionado por Cristina aparecen como opuestos dolor-belleza. En La Carretera crueldad-bondad. Creo ver en el mundo de Cormac McCarthy la esperanza para tanta desesperación en los valores (integridad, bondad, gratitud: “unas manzanas con agua fresca como manjar”…)

  5. Rosa dice:

    Con lo pequeño que es y lo que me ha costado leerlo!Ojú!!Cuánta negrura!!!!

  6. emilio dice:

    A mi no me gustó, lo leí muy rápido por quitarmelo de encima. Demasiado triste. El ser humano es como es y la civilización solo es un barniz y todo se puede desmoronar. A lo largo de la historia de la Tierra hubo muchas civilizaciones que se extinguieron, sin siquiera conocer que había más humanos como ellos. Desde el punto de vista de la Tierra, el Universo los humanos no significamos nada, lo mismo que los dinosaurios o como tantos miles de especies que se han extinguido sin siquiera ser conocidas por nosotros.Los humanos no somos nada especial, aunque nos gusta pensar que si lo somos.Emilio

  7. clubcalzada dice:

    Cristina pasó por la biblioteca y nos comentó que le ha gustado mucho como escribe este autor. Prueba de ello es que, además de La carretera se ha leído de él “Todos los caballos bellos” -que por cierto, la proyectamos esta tarde a las 19:30 en el Salón de actos del Ateneo de La Calzada-. Nos pidió que en su nombre publicáramos este comentario y este texto extraído de la novela para que os animeis a comentarlo. Ahí va:
    Pensó que en la belleza del mundo se escondía un secreto. Pensó que el corazón del mundo latía a un coste terrible y que el dolor del mundo y su belleza se movían en una relación de equidad divergente y que en este temerario déficit podría exigirse, en última instancia, la sangre de multitudes por la visión de una única flor.” Cormac McCarthy. Todos los caballos bellos.

  8. Xelu1 dice:

    Si, hay esperanza Carmen.
    De todas maneras si no la hubiera, la deducimos, para eso es ciencia ficción, y como diría el escritor MARCEL PROUST. “Allí donde la vida levanta muros, la inteligencia abre una salida”.

    ¡Animo, e imaginación y resolución positiva!

  9. MCarmen dice:

    ¡Oh, cielos, qué horror, Leoncio!
    Uf, qué tristón, qué angustioso.
    Voy por la página 66 ¿Cabe esperanza? Bueno, no me lo contéis.

  10. Glauka dice:

    Yo lo veo gris, muy gris.. con un final imposible de evitar. Si se diera esta situación en algun momento yo sería de los que optaran por la opción que eligió la madre del niño.

  11. hiloahilo dice:

    Tiene un comienzo estupendo. Descoloca, intriga e incita a seguir leyendo. ¿Cómo lo veis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: