La nieta del señor Linh, de Philippe Claudel

Una historia de sentimientos.

Un refugiado no importa de qué guerra del lejano oriente que llega, más que arruinado, en ruinas, a un país occidental cualquiera. La barrera del idioma, de la raza, incluso de haber sido enemigos en otras guerras, no impide que su soledad encuentre consuelo en la de un desconocido. Todo lo han perdido… ¿o no?

Espero que os guste.

Isabel L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: